La Virgen de Juquila: una reflexión sobre el espíritu femenino e indígena en México

Date:

Share post:

Nuestra Señora Inmaculada de Juquila, mejor conocida como la Virgen de Juquila, es una advocación mariana venerada en Santa Catarina Juquila, Oaxaca. Su fiesta patronal se celebra el 8 de diciembre, día en que convergen danzas tradicionales, música típica y bailes. El santuario de este ícono religioso se encuentra enraizado en el corazón de la etnia chatina.

De acuerdo con los textos más antiguos, la comunidad de Juquila se fundó hacia 1272 y los primeros pobladores venían de la región mixteca. En 1527, Fray Jordán visitó la región y empleó a un humilde campesino para su servicio, a quien educó religiosamente. Cuando llegó el momento de retirarse, Fray Jordán regaló la imagen de la Purísima Concepción al campesino. La Virgen está hecha de madera y su talla es española. Antes de despedirse, el religioso le informó de los cuidados que debía tener la imagen.

Descripción de la Virgen y su veneración

Nuestra Señora Inmaculada de Juquila es una de las representaciones o advocaciones de la Virgen María más veneradas por la comunidad católica en México y tiene su santuario en el pueblo mágico de Santa Catarina Juquila, etnia chatina del estado de Oaxaca. Tiene también unas oraciones a la virgen de Juquila muy poderosas que los fieles las hacen con mucha devoción.

Historia de la virgen de Juquila

En 1552, el fraile dominico Fray Jordán de Santa Catalina visitó la zona auxiliándose de un campesino a quien educó según los principios de la religión cristiana. Luego de terminar su ministerio, y como gratitud por los servicios recibidos, el fraile obsequió al labriego la imagen de la Purísima Concepción hecha de madera y tallada en España, encargándosela encarecidamente.


En 1630, el hombre instaló la imagen en una pequeña capilla de madera en Amialtepec y desde que llegó a este pueblo fue sumamente venerada por cumplir las peticiones que le hacían.


En 1633, el templo en la cual se encontraba se incendió quedando reducido a cenizas, pero la imagen sobrevivió, salvo por su rostro que quedó algo ennegrecido. Intentaron devolverle el color original, pero no se pudo y entonces se creyó que era la voluntad de la virgen tener ese mismo color de piel que
sus especiales devotos.

Para 1784 la Virgen fue llevada a la cabecera de Juquila donde se edificó su santuario.


El 13 de febrero de 2014, el Papa Francisco concedió la coronación de la imagen.

Características de la imagen

Mide 30 centímetros de altura y 10.5 centímetros en la parte más ancha de la base. Se trata de una talla en madera policromada y permanece resguardada.
Presenta una aureola con 12 estrellas y la luna bajo los pies que evocan a la mujer del Apocalipsis (12,1-18), llena de luz, en la lucha contra el dragón o Satanás.


Su corona está compuesta por ángeles cuyas alas semejan las hojas de las mazorcas, además de flores, y en su remate tiene una cruz con rubí. La parte inferior lleva esmeraldas y también ofrece tres pasajes del evangelio grabados en miniatura: Anunciación, Visitación, Nacimiento, Huida a Egipto, Bodas de Canaan y el Calvario. Por su parte, a partir de su coronación la cabellera está peinada con dos grandes trenzas a usanza de las mujeres indígenas.


Su vestido está confeccionado con tela Tisú de plata, en tanto que al frente, en la parte inferior, resalta el monograma de Jesucristo. Porta un manto en tela que es un raso de seda azul turquesa con bordados en hilos de oro que representan la vegetación, principalmente azucenas. A ambos lados del manto aparecen los monogramas de María y José que, con el monograma de Jesucristo en el vestido, evocan a la Sagrada Familia.


A su vez, el manto tiene incrustadas perlas naturales de mar y perlas cultivadas de agua dulce, y en la parte superior, a la derecha, en plata, una paloma en vuelo con un ramo de olivo que evoca al Espíritu Santo.


Además, se acompaña de un bastón de mando indígena, como símbolo de su autoridad. En la parte  rasera del manto se observan los escudos del Papa Francisco y del Arzobispo que recuerdan su Coronación Pontificia. También es acompañada de tres arcángeles: Gabriel, Rafael y Miguel, que
venció y arrojó al demonio con sus secuaces.


Asimismo, el mundo aparece a los pies de la Virgen Inmaculada y representa la derrota del mal y la victoria definitiva del bien. En la base de la efigie se observan grecas representativas de la cultura
indígena, el lucero, vegetación, palmas y hojas de acanto. Destacan azucenas y rosas rojas que nos recuerdan la honestidad y sacrificio de la feligresía.

Significado de su nombre

Dicha imagen es reconocida por muchos, pero detrás de su nombre hay una historia que pocos conocen. Juquila se deriva del náhuatl «Jukilla», que significa: «Lugar de la legumbre hermosa», aunque el nombre correcto es «Xiuquilla» contracción de «Xuhquililla» que significa «lugar en donde abunda el quelite azul». Se compone de xuih: azul, quiliti: quelite y la variante «tla» que es sufijo que denota abundancia en dicha lengua precolombina.

Rituales y festividades

Las fiestas en honor a la Virgen de Juquila se celebran del 30 de noviembre al 8 de diciembre, inclusive. Durante este periodo, hay bailes, música, comida y bebidas. El 7 de diciembre, al atardecer, la Virgen es sacada de su altar para recorrer el pueblo y visitar a los enfermos, en señal de especial favor. El 8 de diciembre, la Virgen es devuelta a su altar y se celebra la fiesta.

Al mediodía comienzan las danzas tradicionales: la Danza del Venado, la Danza de las Flores, la Danza del Venado y del Maíz, entre otras. La Virgen de Juquila es la patrona de los indígenas chatinos y de sus comunidades. La ciudad de Juquila, su catedral y la Virgen son un destino turístico para quienes visitan Oaxaca.

Cada año miles de peregrinos realizan extensas caminatas desde otras entidades hasta el santuario de la Señora Inmaculada de Juquila con el objetivo de agradecer sus favores o hacerle peticiones.


Aunque durante todo el año recibe visitas, es en diciembre cuando se observan las caravanas más extensas de personas que cruzan, a pie, montañas y serranías, o bien, sobre las carreteras oaxaqueñas trasladándose en vehículos de motor y bicicletas, para llegar hasta el templo de la virgen.


Dicha celebración es de las más importantes de Oaxaca y del país y es símbolo del fervor de un pueblo orgulloso de sus creencias y tradiciones.

  • 8 de diciembre, fiesta patronal.
  • 1630, edificación de primera capilla de Juquila.
  • 1784, es llevada a la cabecera de Juquila.
  • 13 de febrero de 2014, coronación de la imagen.

¿Por qué la Virgen de Juquila?

La Virgen de Juquila es una representación del sincretismo de dos culturas: la indígena y la española. Una Virgen negra, de color indígena, y vestida con una túnica roja, con las manos cubiertas de anillos de oro y sin llevar al Niño en brazos. Es un sincretismo que no sólo se traduce en la imagen de la Virgen, sino que también se refiere a la forma en que los católicos se adaptan a la cultura y creencias indígenas en la construcción de iglesias y altares.

En la época colonial se hizo un gran esfuerzo por cristianizar a la población indígena. Por ello, se prohibieron las prácticas religiosas indígenas, se destruyeron los templos y se impuso a la Virgen de Guadalupe como nueva patrona de los indios. Sin embargo, la Virgen de Juquila ha sobrevivido, convirtiéndose en un símbolo de resistencia de la cultura chatina. Los chatinos asociaron su resistencia a la Virgen de Juquila, que «conquistó» a los franciscanos.

Importancia y significado de los colores en las fiestas

El color negro de la Virgen y el rojo de su túnica se asocian con la tierra y el maíz, que son la base de la economía de la región, además de ser el principal cultivo de los campesinos. Los anillos de oro en sus dedos son símbolos del sol y la cosecha. La Virgen de Juquila es considerada la patrona de las mujeres, los pueblos indígenas, la salud y la protección.

Además de celebrarse en la ciudad de Juquila, hay festejos en otros municipios del estado, como San Pablo del Puerto, Santa Ana del Valle, Santa Cruz del Bravo, Santa Cruz del Islote, Santa Cruz Papalutla, Santa Cruz del Comal, San Juan del Río, San Juan Lachiguas, San Juan del Río, San Pedro del Gallo y San Pedro Teposcolula.

Conclusión

La Virgen de Juquila es un icono religioso que se celebra en todo el estado de Oaxaca, México. Este icono religioso es una representación del sincretismo de dos culturas: la indígena y la española. La celebración de la Virgen de Juquila se lleva a cabo del 30 de noviembre al 8 de diciembre, inclusive. Durante este periodo, hay rituales, bailes, comidas y bebidas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.

SUSCRÍBETE

spot_img

Related articles

Desvelando el poder de la oración Dulce Madre

Oración Dulce Madre es una antigua técnica de oración utilizada durante siglos para invocar la presencia protectora de...

Oración a la Virgen de los Desamparados: Guía para alcanzar la fe

Oración a la Virgen de los Desamparados, también conocida como Nuestra Señora de los Desamparados, ha sido durante...

El poder de las Oraciones a la Virgen del Rosario: Cómo encontrar la fuerza y la paz

Las oraciones a la Virgen del Rosario son una parte importante de la fe católica. La Virgen María...

Oración Virgen del Pilar: Significado, beneficios y cómo rezarla

¿Has oído hablar alguna vez de la oración de la Virgen del Pilar? Bueno, si no lo has...